viernes, 12 de agosto de 2016

Epidemiología de Sevilla - El contagio.


El contagio.



Sevilla es un patio de naranjos que ensucia una puesta de sol.



Epidemiología de Sevilla - El arte.


El arte.


Sevilla es esa habitación donde un visitante se adentra y en la cual inmediatamente percibe ventanas que, iluminadas, dejan también penetrar la luz. El visitante, sin vacilar, se acercaría a las ventanas que así parecen vivificar la habitación, para descubrir que las ventanas y su luz están trazadas y pintadas en las paredes. Y que la inequívoca iluminación de la habitación la ha traído el visitante consigo en la figura de la expectativa, del renombre o arquetipo.




Epidemiología de Sevilla - Extremaunción.



Extremaunción.

                                                                                                                  

Sevilla no es una ciudad. Es una enfermedad.



miércoles, 9 de marzo de 2016

E-book con los textos de este blog ...

Hola. He publicado en formato e-book los textos anti-tauromáquicos publicados en este blog.

Hi. I've published an e-book that contains this blog against-bullfighting texts.


TORTURADERO.
Torturadero.1.jpg
Descarga gratuita en: bubok.es/libros/245857/Torturadero

Free download: bubok.es/libros/245857/Torturadero


:)

martes, 8 de marzo de 2016

Héroes.

Marzo de 2016.

Diez.


Héroes.

I.
Batalla.


 Penetró en la tienda. Lanzó el yelmo contra la arena y se deshizo de las grebas. Después, se dejó caer cerca de la entrada y lloró. Había matado, decidido, hombres en el laberinto de hombres. Entre los dedos, barro o sangre.

 Hades para cuantos dejaron de respirar. Para él, Mnemósyne se convertía en una Erinia.


II.
Corrida de toros.


 Penetró en la habitación del hotel de los toreros. Fue ayudado a desvestirse. Se dejó caer en uno de los sillones, sonriendo, resoplando. Había matado, decidido, un toro, solo rodeado del orden de hombres que no combaten con hombres. Entre los dedos, barro y sangre.

 Hibris amamantando a Tersites.

Espectros.

Marzo de 2016.

Nueve.


Espectros.

Propuesta III.


 La cara existe, es perceptible. El rostro, no obstante, es perceptible y su percepción acumula su existencia o realidad.

 Una percepción de un rostro en una cara es una asociación de coordenadas aleatorias según un concepto o su emoción. Y un rostro es, así, la expresión de una presencia ya dada en la experiencia.

 Donde, de este modo, la expresión de un rostro es asociativa, hallamos los vínculos del rechazo o la bienvenida. Y el juicio se construye en esta razón.

 El humano ser encuentra, digamos, rostro o expresión en un animal … Asocia cariño, belleza, lealtad, …, porque encuentra el rostro humanizado en una asociación de coordenadas.

 El rostro se acuerda en una recurrencia, causa de la familiaridad por venir. Un rostro, así, miente definición en la emoción reconocida.

 La familiaridad precisa convivencia o hábito. En el animal de compañía, la ausencia de palabra – de rechazo, de contradicción – confirma el rostro y sus asociaciones o expresión. Entonces la certeza y su felicidad.

 El toro presume una compensación dialéctica – claro – en tal razón. La familiaridad es nublada. El sol, apenas: ojos, hocico, boca. Suficiente, sin embargo, para la vinculación a lo emocional y a la relación con lo habitual no constante. Lo asociativo, entonces, palpa en claroscuros y halla, en ellos, respuesta. Lo invisible hecho visible en lo imaginario impulsado.


 Sacrificio.

 Nobleza.


 Espectros. Sólo y útiles. Como el cariño. O la belleza. O la lealtad. Abstracción concreta, arquetipo decible. Palabra. En la nueva ausencia de palabra.

 Era rechazo. Bienvenida, ahora. Justificación para lo muerto por venir. Al fin.


 Pues otros espectros acechando.

viernes, 20 de febrero de 2015

Burladero.

Febrero de 2015.

Ocho.


Burladero.

Propuesta II.

  Lo llamado Tauromaquia es un rencor. Y un reconocimiento o exposición, una prueba de la calaña cobarde, débil, de una estirpe humana que compensa por crueldad.

 Por dolor.

 Revela, descubre, una conciencia, una aceptación: la de un desamparo en un entorno de resistencia física admitida como arquetípicamente superior. En tal indefensión, lo llamado Tauromaquia es una exhibición de fuerza y su necesidad, cuya convicción ha sido hecha residir en la compensación por capacidad de ser artífice de justificaciones, de hacerlas prioritarias. Su razón hallada en su continuidad, en una persistencia.

  Como si se exorcizara una culpa.

  Imagen del por fin dominio aprehendida desde la imagen del ingenio en la finalidad embellecida por medios embellecidos: matar a cuchilla, embargados en música, de prendas coloridas ataviados. Afán de superación de la animalidad en una exacerbación, en un paroxismo, que ha llamado sublime. O arte. Justificación, legitimación, de la violencia por el complejo otorgador de derecho. Su orientación ajustada entonces a potencial humano. En coso, sobre arena, manifestación de pusilanimidad. Pero salvación en la comunidad, en la soledad acompañada.

  El cornúpeto animal, atacado, atacaría. Enfrentarlo, asentir la debilidad. El bípedo animal huyendo, pues, hallaría resguardo a su mínima resistencia física tras unas tablas en perpendicular al suelo erigidas. Burladero.

 Poder. Control. Fuerza.

 Abuso.

 Humillación proyectada.

 Daño regocijado.

 Burladero, metonimia para un Torturadero.

 Pero burladero del bípedo animal.